Implcablemente Ingenioso - Paul Graham

Implacablemente Ingenioso - Las características personales para hacer un PYME web exitosamente.

marzo 2009 - Nota original (Paul Graham): Relentlessly Resourceful...

Hace un par de días finalmente terminé conceptualizando en dos palabras lo que es un buen fundador de emprendimientos exitosos: implacablemente ingenioso

Hasta ese momento lo mejor que había alcanzado había sido conceptualizar en una palabra la cualidad opuesta: desafortunado. La mayoría de los diccionarios definen desafortunado como: sin suerte. Pero los diccionarios no están haciendo un buen trabajo. Un equipo que sobresale en su juego comparado con sus oponentes pero pierde debido a una mala decisión por parte del árbitro puede denominárselo sin suerte, pero no desafortunado. Desafortunado implica pasividad. Ser desafortunado es ser maltratado por las circunstancias- dejar al mundo que haga lo que quiera con usted en vez de ser usted el que haga lo que quiera con el mundo. [1]

Lamentablemente no existe antónimo para desafortunado, lo que hace difícil decirles a los fundadores a que nos referimos cuando decimos "no seas desafortunado" no es más que refrán.

No es difícil expresar la cualidad que estamos buscando con metáforas. La mejor comparación probablemente es con un lateral en fútbol. Un buen lateral en fútbol no es solo determinado, sino flexible. Ellos quieren jugar en el terreno contrario, pero además adaptan sus planes en el momento.

Pero finalmente he encontrado como expresar esta característica directamente. Estaba escribiendo una charla para inversores, y tuve que explicar qué características buscar en los fundadores. ¿Cómo sería alguien que es lo contrario a desafortunado? Ellos serían emprendedores implacables. No solo implacable. Esto no es suficiente para hacer que las cosas vayan como uno quiere excepto por algunos dominios en su mayoría poco interesantes. En cualquier dominio interesante, las dificultades serán la novedad. Lo que significa que usted no puede arar tierra con piedras, porque no sabe inicialmente con que tipo de tierra va a arar; usted no sabe si va a arar tierra de arcilla o tierra con piedras. Por eso usted tiene que ser ingenioso. Usted tiene que continuar probando nuevas cosas.

Sea implacablemente ingenioso.

Eso suena bien, pero ¿es una descripción de cómo ser exitoso en general? Yo no pienso eso. Esto no es la receta para tener éxito por ejemplo, en escritura o pintura. En estos tipos de trabajos la receta es más ser un curioso activo. Emprendedor implica que los obstáculos son externos, los cuáles aparecen generalmente en los emprendimientos. Pero en la escritura y pintura, éstos son en su mayoría internos; el obstáculo es su propia torpeza. [2]

Probablemente habrá campos donde implacablemente ingenioso es la receta para el éxito. Pero aunque otros campos puedan compartirlo, yo pienso que ésta es la mejor descripción breve que podamos encontrar acerca de lo que hace bueno a un fundador de emprendimientos. Dudo que pueda ser mas preciso.

Ahora que sabemos lo que buscamos, eso nos conlleva a otras preguntas. Por ejemplo, ¿Puede esta cualidad ser enseñada? Luego de cuatro años tratando de enseñárselo a la gente, yo diría que sí, sorprendentemente a menudo se puede. No a todos, pero a mucha gente. [3] Algunas personas son solo constitucionalmente pasivas, pero otras tienen latente una habilidad para ser emprendedores implacables que solo es necesario descubrirla.

Esto es particularmente cierto en los jóvenes que hasta ahora han estado obedeciendo a algún tipo de autoridad. Ser implacablemente ingenioso definitivamente no es la receta para el éxito en compañías grandes, o en la mayoría de las universidades. No quiero ni pensar cuál es la receta para las compañías grandes, pero es desde luego más larga y desordenada, involucrando una combinación de ingenio, obediencia, y creación de alianzas.

Al Identificar esta cualidad nos acercarnos a la respuesta a una pregunta que a menudo la gente se hace: ¿cuántos emprendimientos pueden existir?. No hay, como algunas personas piensan, ningún límite superior económico acerca de esta cantidad. No hay ninguna razón para creer que existe algún límite en la cantidad de consumidores de la riqueza recién creada pueden absorber, más de lo que hay un límite en el número de teoremas que se puede probar. Entonces probablemente el factor limitante sobre el número de emprendimientos es el conjunto de fundadores potenciales. Algunas personas conseguirán buenos fundadores, y otras no. Y ahora que podemos decir que es lo que hace bueno a un fundador, sabemos como poner un límite superior en el tamaño del fondo común.

La prueba es incluso útil para los particulares. Si usted quiere conocer si es el tipo de persona adecuada para comenzar un emprendimiento, pregúntese si usted es implacablemente ingenioso. Y si usted quiere saber si va a contratar una persona como cofundador, pregunte si es un implacablemente ingenioso.

Usted puede incluso usarlo tácticamente. Si yo estuviera administrando emprendimiento, esta sería la frase que pondría en un espejo: "Produzca algo que la gente quiera" es el objetivo, pero "Ser un implacablemente ingenioso" es como uno llega allí.

Notas
[1] Yo pienso que la razón por la cual los diccionarios están errados es que el significado de la palabra ha cambiado. Nadie que escriba un diccionario desde el comienzo podría decir que desafortunado significa sin suerte. Pero unos cientos de años atrás podrían haberlo hecho. En el pasado la gente estaba más a la merced de las circunstancias, y como consecuencia muchas de las palabras que usamos para buenos o malos resultados tienen orígenes en palabras acerca de la suerte.

[2] Cuando vivía en Italia, estaba tratando de contarle a alguien que no había tenido mucho éxito cuando hacía cosas, pero no pude pensar en la palabra en italiano que defina éxito. Pasé un buen tiempo tratando de describir la palabra que quería. Finalmente ella dijo " Ah! Fortuna!"

[3] Yo casi le diría a la mayoría de la gente, pero me di cuenta de que no tengo idea de cómo es la mayoría de la gente, y soy patológicamente optimista acerca de la habilidad de las personas a cambiar

Gracias a: Gracias a Paul Graham, Trevor Blackwell y Jessica Livingston por leer estos borradores.