2. Con quienes deberá contactarse

2. Con quién trabajar: Inmobiliarias y Escribanos

Al momento de planear o realizar una transacción inmobiliaria en Argentina, es muy importante saber con quién se trabaja. Muchas personas involucradas en las ventas y compras inmobiliarias están dentro del negocio sólo por dinero y harían cualquier cosa que puedan para sacar tanto provecho de usted como les sea posible.
Por eso es importante trabajar con gente de confianza y resulta muy recomendable que busque entre amigos o personas de su actividad laboral y pregunte con quien trabajaron o cómo fueron sus experiencias. Uno debería trabajar siempre con una persona que hable un idioma en común. Una fácil comunicación es crucial para la compra de la propiedad, ya que esta persona será la traductora durante la búsqueda / compra de la futura propiedad. Habrá personas del negocio inmobiliario que insistirán que hablan por ejemplo, inglés, pero podrá notar en breve que no es el caso. Siempre es muy aconsejable tener una extensa conversación con la persona en cuestión antes de decidir con quién trabajar y asegurarse de que mantienen un buen nivel de entendimiento.

Inmobiliaria

Generalmente, hay dos agentes inmobiliarios involucrados en la compra o venta de un inmueble. El primero trabaja para el propietario del inmueble y se ocupa de buscar compradores; mientras el segundo trabaja con el comprador buscando propiedades.

Un agente inmobiliario en Buenos Aires cobra un 3 % de comisión en la venta o compra de una propiedad. El comprador también paga un 3% de comisión al agente inmobiliario con el cual está trabajando, algo que dificulta encontrar agentes inmobiliarios que podrían hacerle saber cuando una propiedad está tasada por encima de su valor, ya que a ellos les conviene que usted compre al precio más elevado posible para lograr una mejor comisión.

Escribano

Esta es la persona que está encargada de asegurarse de que todos los documentos relacionados a la propiedad a comprar estén en orden.

El escribano deberá buscar y estudiar los títulos de la propiedad, y sobre todo garantizar que no hay deudas o hipotecas que restrinjan al dueño de la propiedad de poder venderla. Siempre será elegido por la persona que está comprando la propiedad, para garantizar que no está trabajando en conjunto con el dueño para vender una propiedad sin condiciones legales de ser vendida.

También deberá ser el encargado de realizar la transferencia de la propiedad en nombre del dueño anterior y registrarla a nombre de la persona que la está comprando. Estas personas pagarán un honorario de 1,5 a 4% del precio de la compra. En este precio se puede incluir un rango de diferentes servicios, por lo cual es aconsejable asegurarse en detalle antes de empezar el trabajo de lo que se está pagando.

Consultor

Un consultor de inversiones es una persona que trabaja con usted a través del proceso entero de la compra de su propiedad, y puede ser contratada después para brindarle consejo inmobiliario en asesoramiento de reciclados y tareas de otros agentes inmobiliarios. Estas personas lo ayudarán a elegir la inmobiliaria y el escribano, además de aconsejarlo sobre los distintos aspectos de comprar una propiedad. El consultor no trabaja con comisiones que se calculan en base al precio de la propiedad que usted compra, por lo que deberá encontrar un consultor honesto de inversiones que no trabaje con agentes inmobiliarios que podrían pagarle por su cooperación, y que esté en condiciones de contarle si la propiedad está sobrevaluada y sugerir una contraoferta apropiada. Un buen consultor debería estar en condiciones de hacerle ahorrar más dinero del precio que cobra por su actividad.

Agente Inmobiliario vs. Consultor Inmobiliario

Un agente inmobiliario podría intentar tomar ventaja de una persona tratando de inducirla a comprar una propiedad que está sobrevaluada con el objetivo de cobrar una mayor comisión, mientras que un consultor inmobiliario que está trabajando para usted y generalmente recibe un pago por anticipado no necesita beneficiarse con una persona que paga por encima del valor real de una propiedad, sino que al contrario, debería advertirle de que está por pagar más de lo que correspondería.

Pero por otro lado, el consultor obtiene una paga menor si lo ayuda a encontrar una propiedad y podría estar predispuesto a hacer el menor trabajo posible. Por eso, uno puede llegar a gastar dinero accidentalmente en una persona que no es una ayuda significativa para la búsqueda de su propiedad.